El alcoholismo daña las áreas cerebrales encargadas del reconocimiento de rostros.

 Inicio | Correo | Contacto | Noticias | Mapa web
Noticias de interés >> El alcoholismo daña las áreas cerebrales encargadas del reconocimiento de rostros.

Según sugiere un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) que se publica en la revista "Clinical & Experimental Research".

El alcoholismo daña las áreas cerebrales encargadas del reconocimiento de rostros, según sugiere un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) que se publica en la revista "Clinical & Experimental Research". Según los autores, el consumo de alcohol crónico y excesivo puede conducir a daños cerebrales a múltiples niveles, incluyendo el desarrollo de anomalías emocionales que pueden interferir con las relaciones interpersonales sanas.

Los descubrimientos del estudio, en el que se emplearon imágenes de resonancia magnética funcional, sugieren que la menor actividad de la amígdala y el hipocampo subyacen a los deterioros emocionales que se observan en los alcohólicos abstinentes a largo plazo.

Según explica Ksenija Marinkovic, responsable del estudio, las anomalías emocionales asociadas al alcoholismo pueden ser tan sutiles como no percibir bien los estímulos que proporcionan los rostros y la conversación o una emotividad plana y apatía así como a estallidos repentinos de ira.

En su estudio los investigadores utilizaron tecnología de imágenes de resonancia magnética funcional para examinar a dos grupos de hombres con similares antecedentes socioeconómicos, edad, educación y coeficiente intelectual: 15 hombres alcohólico que llevaban largo tiempo sin beber y 15 hombres sanos no alcohólicos.

Mientras estas personas estaban en el escáner se les presentaban palabras positivas, negativas o neutrales y fotografías de rostros. En unos casos los investigadores buscaban dejar una huella de memoria fuerte al pedir a los participantes que clasificaran las palabras en abstractas o concretas o que evaluaran un rostro según su inteligencia. En otros casos, el objetivo de la prueba era más perceptual y débil para la memoria como la clasificación de la presentación en color o no color.

En partes de los lóbulos temporales del cerebro, llamados la amígdala y el hipocampo, las caras evocaron una activación más fuerte que las palabras, en especial en la prueba de recuerdo fuerte. "La amígdala suele responder a las expresiones del rostro y el hipocampo participa en recordarlas. Además, las caras son estímulos visuales complejos que podrían tener una interrelación con la mayor actividad en la amígdala y el hipocampo", explica Marinkovic.

Según señala la investigadora, las neuroimágenes sugieren que la activación deficiente de las estructuras límbicos en la amígdala y el hipocampo podría subyacer a las dificultades emocionales en los alcohólicos que llevan un largo tiempo sin beber. "Mientras que los hombres adultos no alcohólicos mostraron una mayor activación en la amígdala y el hipocampo cuando veían caras con expresiones emocionales, los alcohólicos mostraron una menor activación en estas áreas y respondieron de forma no diferenciada a todas las expresiones faciales".

Según los investigadores, estos resultados muestran que no todas las expresiones faciales se perciben de la misma forma por todo el mundo y que los alcohólicos podrían encontrarse en especial desventaja para detectar una expresión facial emotiva, que todos utilizamos para transmitir información como advertencias, cariño, ira y defensa, entre otras, y asumimos que el mensaje es bien percibido".

Los investigadores concluyen que se desconoce si las diferencias entre alcohólicos y no alcohólicos en la activación del cerebro existían antes del inicio del alcoholismo o son el resultado de los cambios neurales o las diferencias en la perfusión sanguínea causados por el consumo crónico, la intoxicación o la abstinencia del alcoholismo.

Fuente: europapress.es

 Aviso legal | Requisitos técnicos | Créditos | Buscador